Archivo | diciembre, 2015

Tita, ¿para qué voy a estudiar? #Entiemposdeelecciones

7 Dic

A esta pregunta me he enfrentado hoy.

Mi sobrino, de 14 años, tiene que ir decantándose por un futuro no tan lejano.

Desde siempre, ha sido buen estudiante, aunque cada vez lo noto más desmotivado. Hoy me ha contado que cree que va a estudiar un módulo de grado medio, lo cual me parece muy respetable y quizás acertado, pero, lo que no me ha gustado ha sido la realidad de su posible futura decisión.

Mi sobrino me ha dicho que el querría estudiar, pero que quiere trabajar joven. Y me ha puesto a mi de ejemplo que con 28 años, sigo pegada al teléfono en época de verano y navidades, o cobrando un sueldo de broma, por trabajar TOOOODOS LOS DÍAS Y TOOOODAS LAS NOCHES.

Mi sobrino me dice que sus tíos por parte de madre, no han estudiado nada, y con sus chapuces y sus trabajos, tienen sus casas, viven al día y tienen con mi edad quizás 3 hijos porque han podido tenerlos. Me dice que los ve triste a veces, porque muy felices no son, pero tienen independencia.

Yo con un nudo en la garganta, intento explicarle que en la vida, no es todo tener una carrera, que tienes que saber qué quieres hacer con tu futuro y que tener una casa y un hijo, no te garantiza la felicidad. Pero lo que si es muy importante es sentirte libre y que para sentirte libre no puedes ser un ignorante. También le explico que hay muchos ignorantes que tienen carreras, y que los módulos son una salida profesional muy buena hoy día.

Intento explicarle, que a día de hoy, no mire el dinero, que busque lo que le apasiona y que luche por sus sueños sin hacer caso a lo que le dicen los demás. Le cuento que hay gente mediocre que tendrá que ir toreando toda su vida y que nunca debe escuchar esos comentarios de los que se empeñan en convencerte de que no llegarás donde quieres.

“Yo te apoyaré hagas lo que hagas, pero quiero que seas feliz.”

Y se va. Y me quedo pensando en lo que me ha dicho.

Y quiero irme a vivir sóla, pero a día de hoy, no tengo estabilidad económica, y los ahorros se acaban, y la realidad es que tienes 28 años, una carrera preciosa, 2 master, 3 expertos, he perdido la cuenta de cuántos cursos, publicaciones científicas, 8 años de experiencia laboral repartidos por una inestable geografía y un sueldo que normalmente no es equivalente a tus estudios…y me paro a pensar que lleva toda la razón. Y sigo pensando que estudiaría enfermería porque es lo que me hace feliz, pero ahora que estamos en tiempo de elecciones, me da vergüenza escucharos, señores políticos.

Ese es el mensaje que se les inculca a nuestros niños. Que hoy día estudiar, realmente no vale de nada. Pierdes tiempo, dinero, y con el tiempo, casi la ilusión. Y es complicado que un niño vea que tiene que educarse, no por dinero, sino por no ser un títere del sistema el día de mañana.

No sé quién ganará las elecciones, pero sin duda, el objetivo os está saliendo de puta madre.

La población capta el mensaje de nuestro presidente y es que para llegar lejos, no hace falta tener nada.

Y qué pena que quién quizás pudiera ser alguien que descubriera la vacuna del SIDA, o que enseñara siendo maestro a un futuro científico, qué pena que elija el camino más fácil…ese camino al que al final todos acabamos llegando en los tiempos que estamos, después de dar tantas vueltas.

EL PARO.

#elecciones