Archivo | septiembre, 2015

Sin haber dejado de latir.

1 Sep

Hace 13 aňos que luchaba contra algo bastante complicado.

Con tus 26, jamás tuviste un problema.

Ambos teníais algo en común. Fé y bondad. Tu, a tus 13, sobre todo, estas últimas semanas, en las que te advirtieron, podrían ser las ultimas, nunca abandonaste la lucha. Ni la sonrisa. Esa sonrisa de niňo de 13 aňos que sueňa la vida que se le va. Teníais algo importante en común, y eran las ganas de seguir viviendo de una forma u otra.

Tu, tan lleno de vida, con tu sonrisa de siempre, te la dejaste un domingo en una carretera que tantas veces cruzaste para ir a casa.

En estos 13 aňos nunca os visteis y sin embargo hoy compartis eso que nos hace estar vivos…y mover el mundo.

Tu, que a tus 26 te fuistes, decidiste dejar tu mejor legado. Tu vida. Y la regalaste. Y en esa casa en la que nunca nadie estaba triste, ese día no había paňuelo para secar tanto dolor. Y sin embargo vuestra bondad, decidió dar la vuelta a esta fatídica historia.

Esa misma noche, nuestro angelito, contando sus horas, recibió una llamada. Él nunca perdió la fe. Necesitaba estar vivo…13 aňos esperándolo.

Y hoy, sigues latiendo en esa sonrisa, en ese corazón…sólo él y tu, sabréis que nunca te has ido. Ustedes y los que os conocemos por partes. Quizas,  algún día, al cruzarme con algún niňo feliz, me sonria con una sonrisa que me suene…esa que levantaba el labio y enseňaba esas paletiyas.

Grandeza del ser humano. Lo bonito de regalar vida, es que nunca se deja de latir.

#DonantesDeÓrganos

Anuncios