Archivo | mayo, 2015

ZAPATONES.

17 May

Sin duda, en la vida hay momentos que siempre recordaremos y también sin duda, se que de ese viaje-escapada que hicimos con tanta ilusión 6 enfermeras en 2011 por tierras gallegas, este es uno de los inolvidables.

Primer día, recién llegadas a Santiago y haciendo la ruta gastronómica París-Dakar…nos cruzamos con él. Tenía magia, sin necesidad de trucos.

Nos saludó, nos llamó tanto la atención que nos acercamos, “intentamos” hablar un rato y se fué. Parece que sabía que una foto debía quedar para el recuerdo. Hoy me alegro y se lo agradezco.

Os prometo que ha sido hoy, (llámennos incultas), cuando nos hemos enterado de su nombre y de su “fama” entre los peregrinos y el cariňo que Santiago le tenía.

Simplemente nos acercamos a él por ser auténtico, y aunque la vida a veces se vaya por otros caminos, es bonito que sabiéndolo o sin saber, quedes en el recuerdo de todo el que viajó por tu tierra.

Seguro que has podido darle al apostol un abrazo privilegiado.

DEP amigo.

Anuncios

Que te quieras.

7 May

Y cómo único requisito pediré que te quieras. No me hará falta más nada.
Si tu me eliges a mi, queriéndote, sabrás compartir conmigo las cosas que se deben compartir.
Que te quieras, que no dejes que jueguen contigo, que no te de miedo estar sólo, que sepas estarlo y lo hayas estado, pues sólo entonces, valorarás realmente la compañía.
Que te quieras, si te respetas a ti, sabrás respetarme siempre. Si no dejas que te hagan daño de forma premeditada, si no aceptas ese juego de falsos amores y viejas costumbres, sabré que eres valiente. Que te quieres.
Que te quieras, que vayamos a un bar a cenar y hablemos entre nosotros sin mirar las goteras del techo o el pantalón del que pasa, que nos miremos con ganas, que te den ganas. Que si hay silencio entre nosotros, sea porque nos estemos mirando…y vea claro que te quieres, y que por eso estás conmigo, porque se que te quieres, y necesito que lo hagas para poder estar.
Que te quieras, que no tengas necesidad de conformarte con alguien que “algún día te hizo feliz” porque hipotecaste 5 años de tu vida, y ahora tengas que aceptar el daño que esa persona ha decidido hacerte de forma voluntaria, de esa forma premeditada en la que te dejó de querer hace mucho.
Que te quieras. Que seas consciente de lo que vales, pero no aceptes que nadie te “elija” por ser la persona con la que su familia le gustaría verla. Que no vean tu nómina, ni por alta, ni por baja que sea, que no vean sólo tu profesión, aunque si la valoren y mucho, pero para eso la elegiste tu, y la quieres lo suficiente para saber que no la cambiarías POR NADIE, porque te quieres para cada decisión de tu vida y sobre todo TE RESPETAS.
Que te quieras. Que la persona que tengas a tu lado no sea un mueble, que te haga vibrar, que te provoque la sonrisa con sólo mirarla, que no tengas la necesidad de escribirle un mensaje a tu ex para decirle cuánto te gustaba el hacerlo con ella, mientras subes una foto a twitter con la actual para que todo el mundo sepa cuánto la quieres, y que es tuya, pero que prefieres guarrearle a la otra noche sí, y noche también.
Que te quieras. Que no puedas tener la intención de besar a nadie más, porque la decisión que tomaste fue libre con certeza, y sabes que si en algún momento sientes deseo de hacer otra cosa, esa relación está más que terminada. Porque te quieres, y saber ser justo contigo y con los demás, pero sobre todo con los sentimientos y eso es lo que te hace tener el valor que tienes. Y los principios, eso que hace que tus finales sean siempre enormes. Y tu, inolvidable.
Que te quieras, que sepas que tu libertad es dejarte llevar sin herir a nadie, que la infidelidad no es ser moderno, ni estar a la orden del día, sino un signo de retroceso. De ser esclavo de ti mismo y de tus sentimientos. Que eres tan libre, que si quieres estar sólo lo estás, pero que si estás en pareja es TU CERTEZA, y no sabes cuánto durará porque sabes de sobra que nada es eterno, pero no dudas. Porque te quieres y siempre eliges lo mejor para ti.
Que te quieras. Que no te lamentes por tu pasado, que seas capaz de vivir cada historia con ilusión, con ganas nuevas, con brillo en los ojos, con ese pellizco al recogerme, que quieras hacer mil planes, que estás vivo.
Que te quieras. Que aceptes tus fallos, y los míos, que no creas en la perfección de nada y sin embargo respetes la sinceridad en todo, que sepas que tendremos días malos y días buenos, pero cuando llegue este momento, valoraré tanto que te quieres, que estaré tan agusto contigo que no querré moverme de tu lado.
Que te quieras. Porque si no te quieres a ti mismo, JAMÁS sabrás querer a nadie, y caerás en la mediocridad de la gente, en lo que vemos hoy día, en eso que llaman “suerte” y “amor”…en eso que hace que la gente de pasos, casarse, tener hijos, porque va tocando, esos que ves en los parques con caras de amargados, que parece que se dan asco…eso NO. Ellos no se quieren, ni entre ellos, ni a ellos mismos…y eso hace que se queden espinas clavadas de gente auténtica que de verdad sabes nunca olvidarás, por seguir algo que tienen más que establecido, algo que saben que no les hará feliz, algo que les da “estabilidad” y que cuando sale el verdadero “amor propio” comprendas que el amor de verdad es ese que desestabiliza y rompe esquemas, y hace que te des cuenta que no es amor eso. Que el amor no duda. Que el amor no engaña, que el amor como tal, no hace llorar. No se avergüenza, ni juega con el otro. No engaña, y no necesita alimentarse de otras bocas para seguir motivándose y alimentando su ego, su inferioridad, su necesidad de que te digan GUAPO o GUAPA, porque no tienes suficiente con que tu pareja te haga el amor cada mañana. Y cada noche. Y cada tarde. Porque quizás ya nunca hagas el amor, y algo falla.
Que te quieras. Que no recules, que no tires de agenda cuando te aburras con tu elección. Que sepas estar sólo. Me reitero, los años que necesites. Que tu por ser tu, VIVAS tu vida y disfrutes de cada situación, de cada persona que se cruza en tu camino, de cada momento.
Que te quieras. Y me reitero. TE quieras. Y aunque parezca TAN evidente, vivimos en una sociedad TAN FALSA, tan cornuda, tan infiel…TAN MEDIOCRE, que la vida que vivimos es subrealista, y lo que nos aporta está en nuestro móvil, en un me gusta de quién realmente te gusta, mientras le das las buenas noches a tu mujer en la cama, en un qué guapo estás de cualquier persona que te haga sentir más que la “que te ha tocado”…
Que no. Que el amor es otra cosa, y no es una rifa “que te toca”, ni “que hay que aguantar”…es muchísimo más que eso, y si te quieres, me aseguro muchas cosas. Me aseguro que tu autoestima está alta, que no eres el más guapo, ni el más feo, pero sabes que tienes valores que no cualquiera podrá ver, pero yo si. Porque no quiero a mi lado a un perrito faldero, porque prefiero ir sola a comprar ropa y que te quedes viendo el fútbol, porque llevo haciéndolo toda mi vida. Porque valoraré más TUS VALORES, que lo que quiero que mis amigas piensen de ti y de nuestras fotos, porque se que podrás verme con 1000 personas, y que no vas a dudar de ninguna, porque te quieres y sabes que yo también me quiero, y ni tu ni yo creemos en lo mediocre.
Que te quieras. Sólo pido eso. Algo que hoy día, a pesar de instagram, twitter, facebook, y mensaje de whatsapps, está tan abolido. El amor propio. Que no aceptes que te hagan daño y que sepas cerrar etapas, para abrir nuevas , o para vivir sin sufrir, con sentimientos de verdad, con certezas.
Que te quieras. Eso es lo que más enamora a cualquier mujer inteligente. No necesitamos nada más.
Habrá mucha gente que no sepa ver esto, y te darán una única justificación. Como sigas así, te vas a quedar sol@. No te vas a casar…y yo me río. Y les preguntas, ¿ERES FELIZ? y nunca hay un sí como respuesta.
Acepto la soledad rodeada de gente, antes que la compañía solitaria de alguien que no se quiere. Que nunca podrá quererme.
Mi vida al menos, va mucho más allá que un amor mediocre, y como a todo, si no existe ILUSIÓN, GANAS, FUERZA Y VERDAD, no lo quiero.
Me niego a lo mediocre. Llamarme tonta, mientras ‪#‎sonríosiempre‬. O al menos lo intento, no lo finjo.
Yo me quiero.
Es fácil y complicado. Sólo necesito que te quieras