Archivo | marzo, 2015

23 Domingo de Ramos fueron demasiado pocos…

29 Mar

Otro Domingo de Ramos que no será como los de antes.
Atrás quedó aquel tiempo en el que quedábamos a las 15:00 en la parada y quedábamos en tus manos. Mi madre tranquila porque iba con alguien “más mayor” (si ella supiera…) y porque me acompañabas a casa a la vuelta. Aún no había descubierto eso de llevar zapato plano en el bolso, y te traía el brazo reventado de apoyarme…
Hoy, y como cada año desde que te fuiste, me seguiré apoyando en ti cada vez que mire al cielo…y si antes esto me gustaba, por desgracia, hace tiempo esto cobró un significado especial para mi, que nada tiene que ver con la iglesia.
Y como cada año desde entonces, intentaré hacerte mi homenaje en silencio…y veré esas que tanto te gustaba ver…esos sitios que nos enseñaste…y miraré al cielo como siempre sabiendo que disfrutas desde arriba, pero que tu sitio sigue estando abajo…
Y miraré al cielo como siempre…con lágrimas en los ojos y una sonrisa en la boca…
Un día más que todos los que los que te conocimos nos acordaremos de ti especialmente. Porque forjar recuerdos bonitos no es fácil y gracias a esa pandilla de adolescentes, tengo contigo los más bonitos de aquellos años.
23 primaveras fueron demasiado pocas…
Disfruta de tu Estrella en el Baratillo, de San Gonzalo, de tu Gitano…disfruta de San Bernardo en su salida y vuelve a verlo por el puente…disfruta mucho amigo, pero a nuestro lado siempre habrá un vacío que nunca llegaré a entender.
Gracias de nuevo por hacerme ver qué era lo importante. Ojalá lo hubiese aprendido cuando tocaba…
23 primaveras fueron muy pocas…cuánto te echo de menos…

Anuncios

En recuerdo a las víctimas…y en apoyo a sus familias.

24 Mar

Personas. Alemanas o españolas, da igual, personas. Personas y detrás de cada una una historia, una familia…cada una de ellas se levantaba esta mañana, con ilusión, seguramente con nervios, coger un avión suele ponerte en alerta, y con una maleta hecha y una hora de salida. Vida. Detrás la vida de cada uno..detrás amigos, parejas, trabajo, proyectos, metas. Era sólo un viaje.
A esa misma hora estábamos debatiendo con el profesor si parábamos ya la clase para desayunar o terminábamos con las arritmias antes de salir. En cuestión de 1 hora, nosotros terminamos un tema, y 145 personas, acabaron con su vida, con sus ilusiones…
Cada vez que ocurre algo así me planteo miles de cosas. Me planteo la relatividad del tiempo y me siento absurda haciendo planes a largo plazo.
Ahora me pongo en el lugar de esas personas, en esos 8 minutos de miedo, pánico de tragedia que han debido vivir, mientras ese avión, revisado ayer, se estrellaba. ¿En esos 8 minutos qué piensas? ¿Qué sentimiento tan terrible debe experimentarse? ¿Cuántas cosas dejas atrás? ¿Cuánto te quedaba por hacer? ¿Discutiste ayer con alguien que querías por alguna tontería?
Y después la noticia…probablemente una llamada de un número desconocido y probablemente quede en el historial encima del nombre y del número de la persona fallecida, con la que estoy más que segura, hablaste antes de montarte en ese avión. En ese maldito avión que marcaría la historia y el triste final de tantas familias.
¿Y de repente giro de 360º…y ahora qué? ¿Cómo se afronta esto?
Qué pena dios mío y qué duro. No se si podemos hablar de injusticias, de mala suerte, precisamente yo que no creo en ella, o si se determinará el fallo de algo que no se revisó como debería. La realidad es que ahora, 145 familias están sin estar, y que el ser humano es fuerte, pero que superar esta pérdida será algo muy difícil. Resalto aquí el trabajo tan duro de esos sanitarios y sobre todo, PSICÓLOGOS, que son los que en estos días, se encargaran de hacer entender algo que nadie entiende, y de dar herramientas para hacerles afrontar la realidad.
¿Cuantas vidas se rompen además de las 145?
Como siempre, de esto no se puede hacer ninguna lectura positiva, sientes pena, te pones en su lugar en el que supuestamente has estado y en el de esas familias.
Imagino que no sirve de nada, porque nadie me leerá, ni los conozco, ni creo de nunca que los pésames sirvan de nada, pero me gustaría mandarle todo mi apoyo y solidaridad, hacia esas victimas y sus familias, y muchísima fuerza para ellos, y para los compañeros, porque enfrentarte a estas cosas también nos toca como sanitarios, pero somos personas, y será muy muy duro.
Quizás lo reflexione demasiado todo, pero creo que la vida vuelve a darnos una triste lección, de que esto dura, lo que dura. Que nadie sabe cuándo termina. Y que sólo podemos hacer una cosa que si depende de nosotros y es vivir siendo consecuentes con nuestros objetivos, con nuestras metas, queriendo a la gente que tenemos a nuestro lado, la que nos hace felices, y estar triste, por los motivos que de verdad merezcan estarlo, que generalmente son pocos. Que nos quejamos por tonterías, yo la primera, y que hay que intentar aprovechar cada momento porque esto se acaba y valorar todo lo bueno que tenemos, que es mucho, suele ser mucho en la mayoría de los casos.
Ojalá estas cosas no pasaran nunca, pero por desgracia forman parte de la vida, y ésta siempre sigue adelante, con nosotros y sin nosotros.
Dure lo que dure, pero que merezca la alegría y no la pena.

#Germanwings #alpes

Ojalá celebrar días mundiales sirva para algo. Día mundial Síndrome de Down.

21 Mar

Hoy es el día mundial de ellos. De la sonrisa más inocente, noble y bonita que puede tener una persona.
En la mayoría de los casos, el síndrome de Down ocurre cuando se da una copia extra del cromosoma 21. Esto se denomina trisomía 21. El cromosoma extra causa problemas con la forma en la que se desarrolla el cuerpo y el cerebro.
Aunque la esperanza de vida se ha ido alargando con los años, estas personas, sufren a lo largo de ella una serie de limitaciones físicas y mentales. Aún así, con los recursos y el apoyo necesario, pueden llevar vidas independientes y productivas, incluso conocemos casos de universitarios brillantes y luchadores los cuales admiramos cuando salen en las noticias.
Pero alrededor de la mitad de niños con síndrome de Down nace con problemas cardíacos, comunicación interauricular, comunicación interventricular y defecto del relieve endocárdico. incluyendo problemas cardíacos severos pueden llevar a la muerte prematura.
Las personas con síndrome de Down tienen un mayor riesgo de padecer más enfermedades que una persona sin alteraciones cromosómicas.
El nivel de discapacidad intelectual varía de un paciente a otro, pero es normalmente moderado. Los adultos con síndrome de Down tienen un mayor riesgo de padecer demencia.
Hay mucha demagogia al respecto, sobre la idea de que a todos nos produzcan ternura, y coincidamos en que son personas que nos dan una alegría y un cariño especial, y sin embargo, se sigan haciendo pruebas para descartar el embarazo en el caso que fuera positiva.
Como suelo mojarme, mi opinión sobre el tema es que cuando estas personas no tienen familias, o mueren antes que ellos, se quedan tan solos y desprotegidos, que esos que se consideran provida, sin analizar verdaderamente el contexto en el que cursa una enfermedad, no hacen mucho por ayudarles. También por supuesto, los numerosos recortes en sanidad afectan a la resolución o no de todas las patologías que tienen a lo largo de su vida, y que causan tantos comederos de cabeza y tanta falta de recursos a esos papás y a esas mamás que lo sufren a diario. Para empezar, la propia ayuda psicológica que no se ofrece como debiera cuando te dicen que tu niño, nacerá con este problema y no se asimila fácil. Ni mucho menos. Se sale adelante porque una madre y un padre, lo sacan adelante todo, pero cuando faltan o cuando no tienen dinero…¿quién les ayuda?
Si sirve de algo celebrar este día, que sea para que el gobierno, y los que manejan el cotarro, reflexionen que las enfermedades, no son sólo números y que detrás de cada estadística hay personas. Son maravillosos, nos hacen felices con sólo mirarnos y nos aportan un cariño que sólo alguien sin maldad ninguna puede aportar. Celebremos que ellos también lo puedan ser. SIEMPRE.

10a_down3

Si existe Dios, seguro que elegiría ser donante…

21 Mar

Una tarde cualquiera, y una casualidad en un día que estaba siendo algo difícil. Me dicen que es el Vía Crucis del Cautivo, y me voy a verlo. Preciosa Ella. Elegante como siempre Él. Me recuerda a alguien que no está. A mis primeras semana santas con él. Me recuerda a alguien que se fué con tan sólo 23 años. Él no tuvo opción. Y de repente, intuyo algo especial. Un grupo de personas junto al palio de la virgen escuchan con una atención que pocas personas consiguen a alguien…las palabras me llaman de una forma especial. Habla de vida, de esperanza…habla de donación de órganos. Me acerco. No podría ser otra persona, que el coordinador de trasplantes, el Doctor Pérez Bernal. Y me gusta escuchar dentro de una iglesia la palabra CIENCIA unida a VIDA, y la palabra DONACIÓN unida a HACER EL BIEN de verdad. Habla de forma cercana, sincera, y tiene a su lado a una chica de mi edad; está trasplantada doblemente de pulmón. Sus ojos están tan llenos de vida. La acompaña su novio y amigos, orgullosos de tenerla. Por otro lado, un hombre algo más mayor, con cara de haber luchado demasiado, conectado a una máquina de diálisis y cuyo trasplante tuvo lugar, el cual le ha permitido llevar una vida totalmente distinta. Sonríe. Mira con admiración al Dr Bernal. Se siente protegido, agradecido…pero las palabras no salen. También un trasplantado de hígado que ha estado mucho tiempo luchando en el hospital, y una madre donante de un riñon en vivo a su hijo…todos tan llenos de vida…y de solidaridad.
Explica el Dr. Bernal, que al ser anónima la donación, estas personas cuentan que necesitan dar las gracias a esos que le regalaron vida, y se aferran a veces a una estrella del cielo, pensando cuando miran arriba, que ahí se encuentra ese “ángel” que les devolvió la oportunidad de volver cuando aún no les tocaba irse.
Miras a esas personas, llenas de vida, que podrían simplemente no estar ya, y a esas familias sonrientes, y piensas, que dónde puede estar la duda de no donar.
Hay que crear conciencia. Es algo que aún nos cuesta y me parece una iniciativa genial, la que el tiene y algo que no haría todo el mundo. Unir Semana Santa y medicina. 22 palios, según me ha contado, llevarán una vela, en honor a los donantes de órganos, y hablando para darle la enhorabuena por la forma TAN bonita de abordar el tema, recuerdo aquella levantá por los donantes de aquel año en la hermandad de los Gitanos…y lo habla delante mía para que el capataz lo intente hacer…parece que da que hablar, da que pensar y la gente se informa y reflexiona que lo que ya no nos sirve, hay que dejarlo aquí cuando nos vamos.
Como enfermera, se lo que supone para el equipo de UCI, mantener un cuerpo en asistolia con las condiciones óptimas para ser donante perfecto, que es un trabajazo de enfermería y en muchas ocasiones, he escuchado diversas opiniones al respecto sobre el tema laboral de la donación. A mi no me cabe la duda. MERECE LA PENA TODO Y MÁS.
Para mí, creo que es uno de los trabajos más bonitos, porque como sanitarios, estamos educados para “salvar vidas” pero “darla” es algo que sólo consigue una madre y un equipo. Y ese equipo lo forma la familia del fallecido, este en concreto a través de su testamento anticipado, y el equipo de donaciones. Como enfermera, me parece gratificante lo mires por donde lo mires, y lo defenderé siempre sobre todas las cosas. Todo el que colabora en esta cadena, y el que está disponible los 365 días del año, porque hay gente que vive pendiente a un teléfono, por si “le toca” ya seguir viviendo…
El momento vivido ha sido indescriptible.
Si existe Dios, seguro que elegiría ser donante, porque regalar vida cuando tu no puedes tenerla, puede ser la opción más bonita que dejes aquí.
Y mi día ha pasado de ser difícil, a ser bonito. Porque lo importante, lo tengo. Tengo salud y una profesión que me recuerda cada día que lo importante, siempre es lo de menos.
Gracias por dar vida, SIEMPRE.