Archivo | abril, 2014

A mis amigas…

28 Abr

Me gusta rodearme de buena gente y creo que en eso, se me da bien elegir. Lo tengo claro, porque mi vida no es para nada perfecta y sin embargo soy feliz. Me gusta rodearme de gente valiente, y a mis amigas y a mi, se nos da bien priorizar, sabemos qué es lo importante. No nos importa equivocarnos, de hecho solemos hacerlo y mucho, pero nos gusta equivocarnos y rectificar, y sobre todo nos gusta hacer las cosas porque las queremos hacer, porque en ese momento las sentimos. Me gustan esos cafés en el que nos recordamos las unas a las otras, quienes somos, por si a veces, se nos olvida. A veces, es justo en ese momento en el que yo veo claro que no existen problemas, sino que a veces lo creamos. Que no es que seamos crueles, pero de qué sirve lamentarnos. Habrá quién piense que estamos locas, pero no he visto niñas más sanas y con mejores sentimientos que mis amigas. Ojalá el día de mañana, si tengo hijos, tenga yo esta certeza de lo que la amistad que tienen, las que les acompañará en los buenos y malos momentos, es así. Esas personas, que te dicen lo que te tienen que decir, no lo que quieres escuchar en ese momento, esas que te recuerdan porqué hiciste algo, o que te abren los ojos cuando estás a punto de cagarla completamente, quizás te los abren en ese momento, para que cuando la cagues, recuerdes que elegiste equivocarte y que la consecuencia era parte de ese castigo que superarás en poco tiempo, porque ellas te recordarán que no ha sido tan grave y que lo hiciste sabiendo que el desenlace sería así… que no te hagas la víctima, que tu lo sabías…Esas que te aconsejan que lo perfecto no existe y a las que a veces tu le recuerdas, que lo que viven no es eterno, pero que es bonito y que probablemente pocas personas con sus vidas aburridas y estables, consigan nunca vivir tres segundos de esa felicidad sincera que a veces, alguna de nosotras ha vivido en forma de paréntesis… Porque reír es una cualidad que tenéis todas, y sabemos reírnos de todo lo que nos pasa y darle la vuelta a todo…porque sois muy bonitas y hacéis mi vida más bonita aún…porque sabemos que lo tenemos todo y no existe ningún mal menor que merezca amargarnos más de un par de horas, porque somos humanas. Luchadoras, estudiosas, cariñosas, familiares, fiesteras, tranquilas, cafeteras, bailongas, bonitas, sinceras, y con una premisa bien clara: Una palmera del campani arregla cualquier mal mayor de nuestra vida, y el fin de semana, siempre acaba con un café de psicoterapia que hará que todo fluya mejor a lo largo de la semana. Hay quien elige tener una vida que dicta la sociedad, a veces, una vida que no quieren vivir, pero que toca. Nosotras tenemos claro que la vida es mucho más que eso. Y vivamos lo que vivamos, estoy más que convencida, de que lo haremos porque lo sentiremos, y que nuestra vida y las personas que en ella estén, será de todo, menos falsa y aburrida. Porque de eso nos encargamos nosotras. Porque no existe dependencia ni necesidad, existe elección y existen ganas de que todo sea mejor aún. Porque es muy bonito ser vuestra amiga, hoy me da la gana de dedicaros este post, o entrada, o como queráis llamarlo, porque al fin y al cabo, si sonrío siempre, también es gracias a vosotras. “Amistad, divino tesoro…” no concibo mi vida sin ellas! Os quiero.