Archivo | junio, 2013

Por si no hay mañana…

4 Jun
Aunque siempre vamos contrarreloj, cuando me paro un ratito, y puedo sentarme para hablar con algún abuelo del centro, me doy cuenta de lo corta que es la vida, y del tiempo que perdemos en gilipolleces, hablando claro.
Te cuentan, con ilusión, y pena a la vez, cuándo se compraron su piso, donde, cuando se conocieron, se casaron, se enamoraron de la vecina de la primera novia, o mil cosas más. Y con pena, o alegría porque están juntos, te dicen que ” fíjate como es la vida, ahora ni me reconoce…” Totalmente, a lo diario de Noa.
La realidad es que el tiempo pasa, y que por desgracia, cuando la vida avanza, nuestra salud, suele retroceder. Es cuestión de desgaste. Y nos empeñamos en aplazar las cosas, en no vivir el momento, en no decir te quiero a las personas que queremos, en dejar ir lo que sentimos de verdad…en rehusarnos a hacer lo que de verdad queremos…
¿Por qué? Qué miedo tenemos a ser felices. Pero la verdad es que a todos nos pasa. Es como siempre se dice, hasta que no te chocas no te das cuenta. La cosa es que el chocazo este, llega tarde. Y si todo el mundo mayor, aconseja aprovechar el momento, y “vivir” lo que realmente quieres “vivir” y no lo que interesa aparentar.
Ser felices, a pesar de todo. Por si no hay mañana.
O por si hay, pero no podemos recordar el ayer. Ni vivir el hoy. ¿Qué coño estamos haciendo?
Anuncios

Por si no hay mañana…

4 Jun
Aunque siempre vamos contrarreloj, cuando me paro un ratito, y puedo sentarme para hablar con algún abuelo del centro, me doy cuenta de lo corta que es la vida, y del tiempo que perdemos en gilipolleces, hablando claro.
Te cuentan, con ilusión, y pena a la vez, cuándo se compraron su piso, donde, cuando se conocieron, se casaron, se enamoraron de la vecina de la primera novia, o mil cosas más. Y con pena, o alegría porque están juntos, te dicen que ” fíjate como es la vida, ahora ni me reconoce…” Totalmente, a lo diario de Noa.
La realidad es que el tiempo pasa, y que por desgracia, cuando la vida avanza, nuestra salud, suele retroceder. Es cuestión de desgaste. Y nos empeñamos en aplazar las cosas, en no vivir el momento, en no decir te quiero a las personas que queremos, en dejar ir lo que sentimos de verdad…en rehusarnos a hacer lo que de verdad queremos…
¿Por qué? Qué miedo tenemos a ser felices. Pero la verdad es que a todos nos pasa. Es como siempre se dice, hasta que no te chocas no te das cuenta. La cosa es que el chocazo este, llega tarde. Y si todo el mundo mayor, aconseja aprovechar el momento, y “vivir” lo que realmente quieres “vivir” y no lo que interesa aparentar.
Ser felices, a pesar de todo. Por si no hay mañana.
O por si hay, pero no podemos recordar el ayer. Ni vivir el hoy. ¿Qué coño estamos haciendo?